La Zupeboda! (Parte 1)


Pues resulta que te resulta, que esto es un cuento que tiene un final feliz. Ese final es la boda de Los Zupes, dúo fenomenal formado por Hermanita y Ale (en proceso de apodo).

Comenzamos esta serie de post sobre nuestro viaje con eso mismo, el principio, el viaje hacia Málaga.

Tras dejar a Piña con sus abuelas y el tito Nano, salimos hacia las 5 de la madrugada rumbo Salamanca. Allí desayunaríamos y haríamos nuestra primera parada.

La noche estaba bastante despejada, sin lluvia prevista y poca circulación (sí, a esa hora yo también estaría durmiendo de ser un día normal...).



Conforme fue amaneciendo "vi la luz". Se hace muy pesada la noche para conducir con pocas horas de sueño. Los primeros rayos de luz marcan el transcurrir del camino y te anima sabiendo que pronto tendrás más compañeros de viaje.




Animado a llegar prontito para ver a Los Zupes, a Zupita... Tocó acelerar y poner cara de velocidad :)



En Salamanca, sobre las 10 de la mañana, buscamos posada. Teníamos hambre algunos, cansancio otros, sueño todos, mono de fumeteo otra que yo me se... Pero aún tocaba esperar, la posada era de esas de siéntate y espera, o levántete y pide.





Dejando atrás las fotos de recuerdo y con el bandullo repletito continuamos viaje. Esta vez trataríamos de llegar casi casi a nuestro destino final: rumbo a Sevilla!

Si algo me gusta del paisaje que se avecinaba es la cantidad de Toros de Osborne que todavía se pueden ver. Este símbolo de las carreteras españolas fue desapareciendo a medida que le restábamos importancia, quedando sólo algunos en pié.





A medio camino el cansacio volvía a hacer mella, y mientras yo bailaba al son de los baches mis acompañantes se relajaban y aprovechaban el espacio del golfito.




Del camino de Mérida hacia Sevilla no hay mucho que decir. Podéis ver algunas fotos del trayecto en el enlace de más abajo. El paisaje es duro y seco, dominado por grandes extensiones de olivos y prados muy alejados del verde gallego.

Al llegar a Sevilla nos encontramos con lo esperado: un ligero atasco a la entrada de la ciudad. Lo salvamos en escasos 15 minutos, se ve que los sevillanos tenían tantas ganas de comer como nosotros.





El paso por los diferentes polígonos de la zona nos dejaron detalles como éste: un clásico remolque de mediados de siglo parecía estar oteando futuros clientes desde lo alto de un grueso mástil metálico.

Sobre las 15h, dejando atrás Sevilla buscamos un lugar donde comer. De estranjis Pzz se había llevado de Bueu una rica empanadita así que teníamos el sustento asegurado. Que aproveche!

Con el GPS apuntando a Ojén esperábamos un viaje tranquilo, circulando mayormente por autovías. Noooo! Craso error por nuestra parte! A la altura de Osuna le dió el venao (sisisi, como la canción) y no sacó de la autovía para meternos por unos caminos que ni las cabras se atrevían.

Pero no fue a cambio de nada pues descubrimos paisajes preciosos donde modernos Don Quijotes vivían nuevas azañas contra enormes molinos que aprovechaban el viento reinante.



Y hasta aquí puedo contar, que diría Jordi Estadella! La cámara dijo basta y san se acabó la batería, con lo que crónica pone también pausa :p Mañana os contaremos un poquito más de estos días.




En el enlace de abajo podéis ir viendo las fotos que vamos colgando. De este mismo día tenéis muchas más fotos. Como veréis, todas tienen un efecto lomo (ya posteamos varias veces sobre el tema), creo que es lo más adecuado para estas fotos que quieren captar el momento sin buscar el mejor encuadre, etc, etc...

La Zupe Boda!

1 comentario:

olichivi dijo...

Y eso!!!!!

Pa que luego digan los gallegos que no comento...

Aqui el 1º de mis comentarios acerca del gran evento celebrado ayer domingo...