El ‘corta-pega’ del nuevo logo del Ayuntamiento de Leganés

Hace algunos días que ando trasteando con éste logo para un proyecto, y bueno, como el mundo es una aldea la mar de pequeñito pues mira tú por donde, uno se entera de algunas cosillas curiosas... Hace meses se llevó a cabo el cambio de imagen del logo del Ayuntamiento de Leganés. La primera sorpresa fue descubrir que el nuevo look obedecía a los caprichos del recién llegado equipo de gobierno, que veía el actual logo “abstracto del todo” y por ello decidía deshacerse de él encargando un nuevo diseño sin ‘gasturrear’ un solo euro. La segunda fue comprobar que el nuevo logo es un ‘CoCos’ en toda regla, realizado sin esfuerzo alguno, simplemente parcheando imágenes que el ‘diseñador’ ha ido encontrando por aquí y por allí.

A través de los comentarios de la web de nuestos amigos de Pienso logo existo, nos íbamos enterando de la jugada. El logotipo anterior fue creado en 2009 por Legacom Comunicación, le empresa  de comunicación del propio Ayuntamiento de Leganés y que contó con un presupuesto de 60.000 euros. Para diseñar la nueva imagen, Legacom partía del rediseño que Carlos Sendín & Asociados ya había realizado en 1991 del escudo original de Leganés. En la remodelación de 2009 se creó la marca LGNS, que acompañaría al escudo creado por Sendín.

Tras las elecciones de mayo de 2011, tomaba la vara de mando Jesús Gómez Ruiz, quien encontraba que el “actual logo-marca del Ayuntamiento de Leganés no recogía el espíritu y la simbología del escudo oficial”, según declaraciones textuales, quien además alegaba: “es abstracto del todo: no se veían representadas las armas del Marqués de Leganés ni los símbolos de Castilla y León”. Es entonces cuando el recién llegado equipo de gobierno decide encargar el diseño de un nuevo logo, pero ¿a quién contratar para estos menesteres? ¿A un estudio de diseño? ¿A una consultora de branding/marca? ¿A un reconocido diseñador? ¿A Legacom, la propia empresa de comunicación del Ayuntamiento de Leganés? La respuesta en todos los casos es NO. Básicamente porque no se trataba de contratar un servicio a un experto en diseño. Sin pudor alguno, la nueva identidad corporativa de Leganés ha sido ‘obra’ de Prudencio Cerro, asesor de Proyectos de la Concejalía de Obras, Infraestructuras y Mantenimiento.


El meollo de la cuestión ya no está en lo infravalorada que queda la profesión de diseñador [las declaraciones sobre la gratuidad y lo barato que le ha salido al Ayuntamiento de Leganés la nueva marca no tienen desperdicio]. Lo más alucinante es que el nuevo logo es un CoCos en toda regla. Un trabajo realizado sin esfuerzo alguno, simplemente parcheando imágenes que el ‘diseñador’ ha ido encontrando por aquí y por allí.

Dado que el mayor problema que veía el nuevo equipo de gobierno era la “excesiva abstracción vigente”, es decir, la simplificación de los elementos del escudo más en consonancia con los nuevos tiempos, el ‘diseñador’ optó por recuperar las siguientes figuras: calderas jaqueladas, florones y bordura componada… como elementos identificativos de la ciudad de Leganés [ver pdf] y en los que se supone que en pleno siglo XXI deben reconocerse sus ciudadanos, aunque los elementos en cuestión echen un tufo a naftalina total. Y aunque recuperó valores que parecen fundamentales no tuvo en cuenta otros que lo son incluso más, cómo son los problemas evidentes que va a tener el símbolo en su reducción y aplicación a todos los soportes donde debe ir. Líneas excesivamente finas, desproporción de volúmenes, incluso disparidad de gráfica, cada cosa parece sacada de un sitio.
Ahí es donde empieza el corta-pega. Vayamos por partes:
Primer elemento para formar un logo heráldico: es importante que tenga una torre de un castillo con aire medieval. Así que, sin problema, nos vamos a la Wikipedia, hacemos un ‘copy-paste’ y listo.

Segundo elemento, necesitamos un león igualmente heráldico y vectorizado para el uso. Pues trasteamos un poco mirando web por aquí, web por allá y ya lo tenemos.

Tercer elemento, hace falta una corona que dé cuenta del legado y magnificencia de Castilla y León. Anda, pues cogemos la corona del escudo de Segovia que es muy castellano-leonesa y niquelado.
Balance final: Coste del rediseño del nuevo logo, cero euros. Coste ético de la operación, no tiene precio.