The comic sans song


Aunque la odiemos, en el fondo de nuestros corazoncitos le tenemos algo de cariño, aunque sólo sea por la de veces que la hemos criticado. Da tanta penilla que unos japoneses han querido rendir homenaje a la tipografía más cansina y repetida del mundo. Porque, aunque la odiemos mucho, la verdad es que en repercusión no le gana nadie.